Secretos de la Mujer de la Cama


El tema de los secretos y las mentirillas tanto en la cama como fuera de ella se dan tanto en hombres como en mujeres, a veces la intención es evitar pasar un mal momento o sacar de una situación incomoda a la pareja, incluso muchos/as lo consideran todo un arte digno de ser compartido con amigos/as o cómplices.

 

1.    “Fingir los Orgasmos”. ‘Mucho ruido, pocas nueces’ esta sería una frase que engloba muchas veces esta situación, cuando en realidad la misma podría terminar en una relación sexual frustrante y poco genuina. Si bien, en el campo de la mentira en cuanto a los orgasmos, se considera que el mismo pertenece sola y exclusivamente al mundo de las mujeres, una cuestión cierta es que si la mujer tiene la “capacidad” de fingir un orgasmo, porque el hombre no? Otra cuestión importante, porque invertir las fuerzas y las energías en crear situaciones ficticias incluso a veces poco creíbles, el sobreactuar un orgasmo por querer hacer sentir bien a la pareja o dar fin al acto sexual, podría provocar un efecto contrario y crear una situación de desconfianza o incomodidad.  Sin embargo, se puede disfrutar y explorar en cada relación de manera altamente placentera sin presionar a que la misma tenga que terminar obligatoriamente en un estruendoso orgasmo.

 

2.  “Estoy con dolor de cabeza”. Otra mentirita blanca, casi patentada por las mujeres y muy utilizada al momento de cortar una relación sexual, es experimentar diferentes tipos de dolores con diferentes intensidades, grandes jaquecas y dolores de cabeza, de estómago o incluso premenstrual resultan coincidentemente al momento que la pareja propone algún tipo de acto sexual. Una persona tiene todo el derecho de sentirse cansada, con pocos ánimos o simplemente no querer tener una relación sexual en ese momento, lo bueno sería poder conversarlo y ser sincera con la pareja, de modo a retomar ese momento sexual cuando los dos se encuentren en sintonía con las ganas.

 

3.    “Es la primera vez que hago esto”. Otra idea común, es la de no dar la oportunidad a la pareja de pensar que es una “experimentada” entonces a cada situación prefiere fingir incluso alardear de la poca experiencia en materia sexual, de modo a evitar que la tome como mujer ligera, lo cierto es que al final lo que se hace es negar las propias vivencias, cuando en realidad no hay necesidad de justificarlas.  

 

4.    “En todas mis fantasías siempre estas vos”. Muchas mujeres, niegan el hecho de tener fantasías con otras personas que no sean sus parejas, definiendo “Te soy fiel hasta en el pensamiento” aunque esto no sea siempre cierto, cuando justamente la función de la fantasía es poder crear una situación que le permita sentirse en libertad de experimentar sensaciones placenteras que en el cotidiano no le serían posible, con algún galán de novela o algún amor platónico.

  

5.   “Sos el mejor amante que nunca tuve”. Muchas veces, las mujeres creen que son las responsables de mantener en alto el grado de reputación de amante de su pareja actual, de ese modo asegurarse que el quede contento con eso. Siempre se dice que comparar esta mal, aunque es muy humano caer en el campo de las comparaciones, lo recomendable es que la mujer pierda el miedo a poder reconocer que cosas les gusta más con su pareja y que cosas no, que le gustaría experimentar y agregar a su vida sexual, de modo a crear una relación más honesta y responsable, sin tener que calificarlo todo.

  

6.    “El ‘tamaño’ no me importa”. Si bien la satisfacción sexual no esta definida, ni siquiera proporcionalmente relacionada al tamaño de los genitales masculinos, existe un tabú con respecto al mismo, es un tema que todavía preocupa al momento de hablar de las relaciones sexuales ya sea por el miedo a que sea “pequeño” o incluso “demasiado grande”. Una relación sexual, puede resultar altamente placentera para ambos, sin limitarse a los genitales, teniendo en cuenta las caricias, los juegos sexuales, los antojos sexuales, la comunicación y el respeto mutuo. Siempre se tiene que tener en cuenta el conjunto, no solo las partes.

 

7.    “Nunca haría esto con otra persona”. Esta resulta una mentira bastante común, una vez mas tratando de justificar incluso una conducta futura, con una sensación de culpa como si lo que en ese momento se esta vivenciando y experimentando esta mal o no debería ser así. Hay que tener en cuenta, que siempre que ambos estén de acuerdo y que no lastime a ninguno, las reglas se hacen en pareja.

 

8.    “Nunca vine a este tipo de lugares (moteles)”, “nunca probé esta posición”, o “esta lencería sexy solamente la compre especialmente para usarla con vos”. Generalmente son frases muchas veces obligatorias a la hora de estar por primera vez con la pareja, si bien las mismas también podrían ser cierto, el tema es cuando son una mentira que se hace casi de manera automática, con ello se esta reforzando que la mujer no se permite a sí misma tener experiencias sexuales previas, sin considerarlo de manera negativa o vergonzosa. Una vez más, construir una relación sólida, no es justificarse si no aprender a comunicarse. 

  

9.  “Jamás voy a tener una relación sexual ocasional”. En su mayoría, las mujeres rechazan e identifican las relaciones sexuales ocasionales como un comportamiento exclusivamente masculino, el hecho de tener relaciones sexuales “sin amor” es un comportamiento que también se da en las mujeres en gran medida, aunque no se diga o supuestamente no se acepte. Solo ella puede decidir si quiere o no participar de una relación de este tipo, siempre que sea responsable y protegida.

 

10. “Me encanta todo lo que me haces, siempre paso super bien contigo”. Esta es una frase, que comúnmente se usa como mentira blanca para hacer sentir bien a la pareja, “nambrena luego” no tiene nada que cambiar. No tiene nada de malo reconocer que no siempre todas las relaciones sexuales son exitosas, a veces por el estrés, el cansancio, la presión las relaciones pueden verse afectadas. Todas las parejas pasan por momentos buenos y otros no tanto. Entonces, si la intención es mantener encendida la pasión o las ganas, lo mejor es aprender juntos que cosas pueden compartir para hacer placenteras y satisfactorias los encuentros con la pareja.

  

Con esto no estamos afirmando que si alguna vez se vivencian algunas de estas situaciones, las mismas no sean genuinas. Pero lo concreto es, que si parten de una mentira, están restando honestidad al momento. Lo ideal, seria poder sincerarnos con nosotras mismas primero, luego disfrutar plenamente con nuestras parejas sin miedos, ni tabúes.

 

Lic. María Rosa Appleyard B.

mariarosa@consejeriasexologica.com

Comments