REDES SOCIALES: ¿ARRUINAN LAS RELACIONES DE PAREJA?

He escuchado a varias personas decir que su relación se arruinó por causa de las redes sociales,  ya sea que han estado con su pareja por poco o largo tiempo. De hecho hoy día llegan al consultorio psicológico parejas que están en crisis, quienes refieren que las redes sociales forman parte del problema.

Sin embargo las redes sociales no son responsables de una ruptura, lo son las personas que conforman la pareja. 

En este artículo te compartimos 8 aspectos a tener en cuenta sobre las redes sociales y las relaciones de pareja, a fin de evitar conflictos al respecto.

Somos como usamos las redes sociales. Es probable que a una persona extrovertida le guste “subir” fotos y “hacer check in” de donde está frecuentemente, y tal vez una persona tímida prefiera no hacerlo. Por otro lado hay quienes utilizan las redes sociales como medio de expresión, cuando no se animarían a comunicarse de la misma forma directamente con las personas. Algunas personas ni siquiera tienen una cuenta de red social, porque no les parece necesario. El internet no define nuestra personalidad, es nuestra personalidad, nuestra manera de pensar y nuestros gustos lo que define cómo utilizamos las redes sociales. Un/a poeta enamorado/a quien hubiera escrito 20 cartas de amor a su pareja en el año 1920 posiblemente sería en el 2014 alguien a quien le gusta subir frecuentemente a su “muro” mensajes o canciones de YouTube y “etiquetar” a su pareja. Las personas dan a las redes sociales el uso que prefieren.

Diferencia de opiniones. Si bien generalmente una pareja surge porque 2 personas encuentran que tienen cosas en común, la diferencia de opiniones forma parte de las relaciones. Con las redes sociales pasa igual. Así como a una  persona de la pareja le podría gustar más ir a bailar a un Club un sábado en la noche, y la otra prefiera salir cenar, a uno/a podría gustarle “twittear” sobre su relación y la otra persona prefiera no hacerlo. Lo importante es hacer lo que a uno/a le gusta, respetando al otro/a y llegando a acuerdos.

Acuerdos de pareja. La comunicación es clave para que la relación de pareja funcione, y los acuerdos son una herramienta muy efectiva para mantener una convivencia sana y placentera. En cuanto a las redes sociales es importante que la pareja converse sobre qué le gusta y qué no , para evitar discusiones futuras. Hay personas que se molestan porque su pareja aún no tiene “estado comprometido” en su “perfil”, sin embargo nunca le ha mencionado que esto es importante para él/ella. Algunas personas podrían preferir eliminar de sus “álbumes” fotos de su ex pareja cuando inician una nueva relación, y esperan que el/a otro/a haga lo mismo, pero no somos adivinos/as, si queremos algo o nos disgusta algo de cómo nuestra pareja utiliza las redes sociales lo más efectivo es conversar al respecto, y crear acuerdos.

Individualidad.  Así como en toda pareja debe existir el respeto a la individualidad del/a otro/a, así también en las redes sociales se debe mantener el mismo respeto. Eso significa que nadie debe compartir contraseña de red social, ni a su pareja, si no quiere hacerlo. Como lo es fuera de internet, una pareja que logra alcanzar el equilibrio entre el compartir y la individualidad, también podrá mantener este equilibrio en las redes, respetándose mutuamente.

Confianza. Quien no logre confiar en su pareja en la vida cotidiana tampoco lo hará en la red social, y buscará espiar a través de cada movimiento cibernético que él/ella haga. En una pareja donde la comunicación está dañada y la desconfianza está presente las redes sociales se vuelven un medio para potencializar los celos. Una persona celosa, lo es dentro y fuera de las redes, y buscará por todos los medios mantenerse informado/a sobre lo que hace su pareja. Las parejas que se confían mutuamente tienden a darle menor importancia a cómo el/la otra utiliza las redes sociales, y a conversar más abiertamente sobre lo que le gusta y no de esta herramienta.

Infidelidad. Hay quienes dicen que las redes sociales promueven la infidelidad, por ello son tan celosos/as de la información que su pareja “comparte” o deja de compartir. Sin embargo las redes sociales como herramienta de comunicación no promueve la infidelidad, aunque sí facilita las comunicaciones “a escondidas”. Si una persona decide tener comportamientos de infidelidad a través de las redes sociales, muy probablemente también lo haga fuera de ellas. La red social no es culpable de una infidelidad, es la persona quien es responsable de lo que haga con ella. Es importante que la pareja converse sobre qué considera infidelidad, y lleguen a acuerdos al respecto.

Sexualidad. Hoy día para muchas parejas las redes sociales cumplen un rol en cómo viven su sexualidad,  ya que ésta forma parte de juegos de seducción y del romanticismo, lo cual es un hábito sano y positivo. Sin embargo es importante tener claro que el contacto físico, las caricias y las palabras de una relación sexual “en persona” no podrán reemplazarse por ningún otro tipo de comunicación, y son la clara expresión de una vida sexual saludable.

Comunicación. Las redes sociales son esencialmente una herramienta para la comunicación. Si bien pueden ser muy útiles para parejas que por alguna razón se encuentran separadas por la distancia, es importante recalcar que si una pareja, que teniendo la posibilidad de convivir, converse y llegua a acuerdos mayormente a través de las redes sociales es una señal de que algo anda mal. Las discusiones constructivas y los acuerdos consensuados que se dan “en persona” contribuyen a una comunicación asertiva y efectiva en la pareja.

Actualmente las redes sociales forman parte de nuestras relaciones, sean éstas familiares, de amistad, de trabajo o de pareja. Para tener una relación de pareja saludable y placentera es fundamental que las dos personas valoren la importancia que quieren darle al Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp o cualquier otra red social, y que lleguen a acuerdos sobre cómo utilizarlas.

Cuando las redes sociales empiezan a “crear problemas en la pareja” en realidad lo que sucede es que visibilizan un conflicto. Cuando esto ocurre es importante concentrarse en identificar primeramente cuál es el conflicto que tienen las personas en la pareja, para luego llegar a acuerdos sobre la valoración hacia las redes sociales. A veces identificar la problemática subyacente no es fácil, más aun cuando la pareja ha perdido la confianza y la capacidad de comunicarse efectivamente. En estos casos la Terapia de Pareja con un profesional Psicólogo/a o Sexólogo/a es una opción muy válida para identificar el conflicto y brindar instrumentos a la pareja para potencializar su comunicación, lo cual permitirá llegar a acuerdos del uso de las redes sociales.


Lic. María Inés Romero Rossi

Psicóloga Clínica - Diplomada en Sexología y Educación Sexual

mariaines@consejeriasexologica.com

Noviembre  -  2014

Comments