RACIONALIDAD Y SEXOLOGIA



El placer sexual está cercenado discursivamente en la sociedad paraguaya. Se promociona un estilo de vinculación sexual estandarizado (monogámico, heterosexual, dentro del matrimonio y con fines reproductivos) cuando desde el consultorio en sexología clínica, podemos detectar compatriotas con amplios espectros conductuales para el disfrute sexual.

Si mediante el proceso de pensar, analizar y evaluar llegamos a la razón; o si mediante la actitud de guiarnos con la racionalidad y no por los impulsos somos personas más aceptadas en nuestra sociedad; cuál sería el camino para vivenciar y disfrutar de algo que además de pensarlo y evaluarlo, necesita dejarse guiar por los impulsos y sobre todo ser reconocido y aceptado como tal?

La sexología, es la ciencia que se encarga de estudiar el comportamiento sexual de las personas; en sexología clínica se busca restablecer el bienestar y la salud sexual que por razones biológicas, psicológicas o en combinación, ha dejado de ser una realidad en la vida de quien pide ayuda.

Muchos razonan sobre su vida sexual, muchos simplemente se dejan llevar por los impulsos. En cualquiera de los dos casos mencionados, ambos son aspectos del placer sexual que necesitan ser trabajados en cualquier persona.

La evaluación interna del raciocinio individual y la exploración de los sentimientos e impulsos intrínsecos del placer sexual, son premisas fundamentales de la sexología. Desde esta ciencia, el discurso sobre cómo obtener el placer sexual, radica en que todas las personas deben descubrir los impulsos y deseos más profundos de su ser sexual, analizarlos y evaluarlos meticulosamente, para que como resultado, se pueda disfrutar del placer sexual asumiendo todas las consecuencias de sus actos; es decir, con responsabilidad.

Finalmente, la salud sexual es tener conciencia (tanto interna como externa) y actuar en consecuencia sobre nuestra propia sexualidad, generalmente, guiados por impulsos. La racionalidad y la sexología, es un claro ejemplo de como la razón por sí sola, no será suficiente para alcanzar un bienestar determinado.


Prof. Mag. Ariel González Galeano

ariel@consejeriasexologica.com

Setiembre del 2017

Comments