Oriente y Occidente: Cultura, literatura, diferente concepción de la sexualidad



Oriente y Occidente: Cultura, literatura, diferente concepción de la sexualidad


Dra. María Josefina Ríos

josefina@consejeriasexologica.com

01  de  Octubre de  2018


Pocos seres humanos somos conscientes de cuanta influencia tiene en nosotros y en nuestra manera de pensar, sentir y actuar, la cultura en la que estamos inmersos. Hablamos de los micro-cosmos culturales como la familia, los grupos a los que pertenecemos (aunque hoy en algunos solo lo hagamos por medio del WhatsApp u otras redes sociales) y nuestra sociedad como reflejo de nuestra macro cultura occidental.

“La cultura se refiere a la forma total de vida de una sociedad o grupo, incluye las costumbres, tradiciones, creencias, valores y productos físicos desde las herramientas hasta las obras de arte e incluso algunas conductas transmitidas de padres a hijos. (1)

Creo que podríamos aprender un poco más de nuestra concepción de mundo, al conocer otras miradas. Es por eso que parece interesante mencionar algunos aspectos que diferencian a las culturas de Oriente y Occidente. Desde detalles como que en los países orientales escriben de derecha a izquierda y que nuestras comidas son en general, más bien saladas y las suyas más bien dulces-saladas, amargas o ácidas.

Estas costumbres también reflejan diferencias psicológicas que se evidencian en el comportamiento en general. Por ejemplo, y necesariamente, utilizaremos generalizaciones para estos ejemplos: en Occidente formamos filas, la bebida de preferencia son las gaseosas y se dice que nuestros egos son grandes, nuestros estados de ánimo son influenciados por el clima y que funcionamos más individualmente; en Oriente se agrupan en lugar de hacer filas, se prefieren los tés, tienen egos pequeños, su humor no es afectado por variaciones climáticas y funcionan más como grupos o colectivos. (2)

En cuanto a la producción literaria, en general:

“… En el aspecto literario, hay tres ideas básicas en la filosofía oriental: la realidad es cambio, el universo es unidad armoniosa donde todo se corresponde y por último el hombre es capaz de transformarse por el yoga.” (3)

Es muy interesante que tanto el Kama-Sutra* como el Tantra** se consideren parte de la producción literaria Oriental.

“Analicemos ahora la literatura de occidente contra la de oriente: la literatura occidental trata de distintas formas de ver la vida, uno de los aspectos más destacados es que considera la vida como algo sin muchas cosas positivas, mucha poesía vinculada con el amor de cierto personaje frente a otro, un amor prohibido o simplemente imposible por algunas razones. Novelas que hablan acerca de felicidad pero siempre encontrando algo negativo que desencadene tristeza y trastornos en cierta forma en el entorno.”(3)

En cuanto a la sexualidad y el placer en las culturas orientales, su forma de vida es muy rica, teniendo en cuenta a sus valores, la importancia de la educación y los comportamientos de la gente. Su concepción de la belleza humana no implica fantasías sobre el aspecto corporal sino que se remite a la naturalidad de las personas, con un sentido de armonía.

El Kama-sutra es un tratado que indica las mejores maneras de tener relaciones sexuales, o hacer el amor en pareja. Plantea salir de la rutina y explica los aspectos necesarios, para ser un buen amante. Para este texto el sexo no es tabú, y tiene el objetivo de disfrutar del placer mediante la conexión física. (3)

En Oriente el placer sexual es sagrado, exige la unión de mente y cuerpo para lograr la armonía, es la experiencia trascendente de unidad espiritual.

Mientras que en nuestra cultura llamada occidental y judeo-cristiana hemos tenido desafíos para aceptar el placer en todos los ámbitos, pero mucho más en el ámbito sexual.

La influencia del cristianismo ha dotado de cierto rechazo a lo erótico en nuestra civilización. La marca del modelo de la Virgen María implica la actividad sexual única, con el marido, que fungía de “dueño”, y por la vía vaginal exclusiva, relacionada con la reproducción y sin placer para la mujer. Al varón en cambio, se le instaló una supuesta fuerza sexual incontrolable, por lo cual, no solo podía disfrutar el placer sexual con su legítima esposa, sino que contaba con el permiso social de unirse a otras mujeres, para liberar tal energía, mostrando la presencia de lo simbólicamente opuesto a María.

El acto sexual se contrapone a lo religioso, lo carnal como opuesto a lo espiritual, como si se considerase el aspecto biológico como maligno, debilitante y que no permite elevarse a planos superiores. Es decir no existe el “permiso” para vivir el erotismo personal, y además, se valora en forma diferente a varones y mujeres.

“Este modelo niega la conquista del placer humano como una opción gratuita y válida por ella misma (y de la cual ya conocemos su gran valor) y le demanda una supuesta justificación que la valide a través del amor romántico.” (4)

En esta parte del mundo, al amor romántico le han sido asignados unos valores de exclusividad y eternidad, que son consistentes con la manera de pensar de “ser dueño” del otro o la otra, lo cual no condice con los sentimientos ni con la función erótica. Por tanto, la puesta obligada de unir el erotismo con el amor romántico, y en condiciones específicas determinadas, puede afectar seriamente las posibilidades de felicidad personal.

Ante estas características culturales, definitivamente, vale la pena revisar nuestras creencias y nuestros aprendizajes, en la búsqueda de ejercer formas de pensar, sentir y actuar que nos lleven por el camino de la realización personal,  que muchos llamamos felicidad. Podríamos sostener que, probablemente, ese camino elegido consciente y responsablemente, nos puede llevar a alejarnos bastante de los propios mandatos culturales recibidos.

*Kama Sutra, es un antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual humanohttps://es.wikipedia.org/wiki/Kama-sutra

** Tantra en el hinduismo, el Tantra es una de las tendencias en el hinduismo contemporáneo y constituye la práctica principal en todas las escuelas del budismo tibetano. En el hinduismo existen dos tantras: el sendero de la mano derecha y el de la mano izquierda. Este último incluye técnicas de meditación y ritualización a través del acto sexual. (Véase también taoísmo y yoga) mediante las cuales se integran las energías femeninas y masculinas. https://es.wikipedia.org/wiki/Tantra

Referencias:

Comments