La soledad: percepción de esta experiencia en nuestra cultura



La soledad: percepción de esta experiencia en nuestra cultura


Dra. María Josefina Ríos

josefina@consejeriasexologica.com

09    de   septiembre   de   2020



Creo que no me equivocaría si dijera que la palabra soledad está asociada a alguna forma negativa de ser percibido/a. Como somos seres sociales, se presume que debemos estar en grupos, en asociación con otros o por lo menos, en pareja.

Elegí la definición de soledad citada abajo, pues ella resalta la subjetividad de la vivencia y contiene la idea de esa famosa expresión poética de Ramón de Campoamor: “es todavía más espantosa la soledad de dos en compañía”, (1) que puede ser mucho más común de lo que quisiéramos admitir.

“Como soledad podemos referirnos a la circunstancia de estar solos, de carecer de compañía. Asimismo, la soledad puede referirse al sentimiento de pena o melancolía que se experimenta debido a la ausencia de alguien o algo que desearíamos que estuviese con nosotros.

La soledad, en este sentido, puede ser una experiencia subjetiva. Es decir, podemos sentirnos solos estando en compañía de otras personas, o podemos no sentirnos solos, aunque no tengamos la compañía de nadie.” (2)

Para la mayoría de las personas en nuestra cultura, no parece posible el bienestar en soledad. Existe la creencia muy generalizada de quecuando uno ha cumplido las fases básicas del crecimiento humano, equiparado al de cualquier ser vivo,es decir, nacer, crecer, reproducirse y morir, en esa fase de “reproducirse”, se instala la expectativa de “estar con alguien”, como un mandato social inflexible, cuando en realidad no necesariamente DEBE ser así, ni con quien ni de la forma esperada por la cultura, sino que se define en base a una decisión personal individual, digna de ser respetada, simplemente porque es la decisión de esa persona sobre SU vida. Aun así, todos conocemos las bromas y los esfuerzos -con buena voluntad, pero no solicitados- con los que deseamos “ayudar” a una persona sola, a encontrar lo que nosotros creemos es, su pareja ideal.

La situación de la Pandemia por Covid 19, nos está obligando a restringir los contactos sociales, y mucha gente se encuentra en aislamiento, en muchos casos, sola. Irónicamente, por otro lado, parece ser que la misma condición está forzandoa compartir mucho más tiempo, muchas mas actividades, con las mismas personas que, aunque sean miembros del mismo grupo familiar, no estaban tan acostumbradas a compartir ni tanto tiempo, ni actividades cotidianas, o electrodomésticos, como los aparatos de televisión, y se estágenerando otro tipo de malestar. Pareciera que hay mucha gente que desearía tener mas espacios de soledad, o de actividades individuales, por lo menos.

“La soledad puede ser vista desde varias aristas: mientras que en el contexto europeo se asocia mayormente con independencia, en el entorno latinoamericano se considera como un factor de riesgo.”

“Asimismo, la percepción de soledad está permeada por varios factores externos, como pueden ser la cultura, la época, la historia y el estilo de vida que haya llevado la persona (Acosta, García, Vales, Echeverría y Rubio, 2017).

Otro aspecto importante de aclarar es que, en la actualidad, la soledad según indican De La Mata, Luque y Freixas (2018)—, se puede presentar en cualquier grupo o clase social y puede ser elegida; mientras que, en la mitad del siglo XX, se asociaba con sujetos sin familia o en condiciones de marginalidad.

Todos estos aspectos culturales y emocionales definen, de una u otra forma, si las relaciones interpersonales que mantiene una persona son suficientes en cantidad y calidad. En la medida que lo sean, la probabilidad de sentirse solo o sola será menor.” (3)

Otro aspecto a considerar sobre la soledad es que no todas son iguales, puede haberdistintos tipos de soledad, que pueden estar relacionadas a etapas en nuestras vidas. El autor del artículo menciona que no son mutuamente excluyentes, de este modo, pueden sobreponerse entre ellas.

1. Soledad contextual

La soledad no siempre se extiende a todos los ámbitos de la vida; a veces, queda limitada a un único contexto.”

Por ejemplo, la persona no tiene muchos conocidos en la Universidad a la que asiste, pero está cerca de personas apreciadas en su propio barrio.

“2. Soledad transitoria

Es importante tener en consideración el factor tiempo al analizar los tipos de soledad que experimentan las personas. En el caso de la transitoria, esta aparece en situaciones concretas y no dura mucho más de un día.”

Por ejemplo, cuando tenemos diferencias con una pareja o un/a amigo/a.

“3. Soledad crónica

Este tipo de soledad no depende de un contexto o situación determinada, sino que se perpetúa en el tiempo, manteniéndose en diferentes ámbitos de la vida de una persona. Eso sí, eso no significa que no vaya a desaparecer nunca ni que no podamos hacer nada para que se desvanezca; dadas las condiciones adecuadas, puede ir debilitándose hasta desaparecer, pero esto cuesta más que en otras clases de soledad más circunstanciales.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la diferencia entre la soledad crónica y la transitoria es solo una cuestión de grado, y no hay una separación clara entre ellas.”

4. Soledad autoimpuesta

Hay casos en los que la soledad es la consecuencia de un aislamiento que uno mismo ha decidido utilizar como elemento definitorio de su propia vida. Por ejemplo, personas con miedo a sentirse defraudadas por amigos o seres queridos, y que desarrollan actitudes misántropas o, en general, de desconfianza hacia los demás.

5. Soledad impuesta

La soledad impuesta es consecuencia de una serie de privaciones materiales a las que se somete a la persona, en contra de la voluntad de esta última. La incapacidad de tener relaciones normales y de manera sostenida hace que aparezca la sensación de aislamiento, sensación que se corresponde con hechos objetivos, como la falta de tiempo libre o el hecho de vivir en un lugar muy reducido y apenas salir de él.

Por ejemplo, un horario de trabajo muy exigente, donde el foco estaa puesto en lograr ingresos.

6. Soledad existencial

La soledad existencial es muy diferente al resto de tipos de soledad, porque en ella influye relativamente poco la calidad y la cantidad de las interacciones que mantenemos con el resto de las personas. Se trata más bien de un estado en el que la emoción de la soledad se mezcla con la duda existencial de para qué se vive y qué es exactamente lo que nos conecta a los otros.Si la consciencia de uno mismo es una experiencia subjetiva, privada y que no puede ser compartida, nuestra existencia puede llegar a ser percibida como algo radicalmente separado de nuestro entorno y quienes habitan en él.

Este es un estado que generalmente crea un malestar, que no se resuelve simplemente ganando más amigos.

Esta simple tipología de la soledad nos puede ayudar a evitar juzgar tan precipitadamente, el estilo de vida de otras personas. Hay mucha influencia cultural en esos juicios y una vez más, debemos resaltar que los modelos elegidos, pueden ser diferentes y no por eso ser malos o inadecuados. Para sumar a ello a continuación, comparto5 hallazgos sorprendentes sobre la soledad y las personas que se sienten solas, que también permiten derribar ciertos mitos al respecto de la soledad.

“1.Las personas más jóvenes se sienten más solas que las personas mayores

2. 41% de las personas piensa que la soledad puede ser positiva

3. Las habilidades sociales de las personas que se sienten solas no son peores que las del promedio

4. El invierno no te hace sentir más solitario que otra época del año

5. Las personas que a menudo se sienten solas tienen niveles más altos de empatía que muchas personas

Sobre los resultados. Los hallazgos de este artículo se basan en una encuesta hecha a 55.000 personas en todo el mundo, a través de internet. Se llama BBC Loneliness Experiment (Experimento sobre la Soledad). Fue creado por académicos de tres universidades británicas en colaboración con Wellcome Collection.(5)


Referencias:


Comments