Comunicación en pareja: Vamos a revisar algunas líneas, por favor.



Comunicación en pareja:

Vamos a revisar algunas líneas, por favor.


Dra. María Josefina Ríos

josefina@consejeriasexologica.com

22   de   Diciembre   de   2018


Bueno, ya ha llegado el tiempo de los din-din-dons, las luces intermitentes de todos los colores, de compartir  planes de “¿dónde vas a pasar?”, etc., etc., etc. Todo esto con el peculiar clima que caracteriza a nuestro país en estas épocas y este año en particular, con todos los “chakes” del cambio climático, que son potenciados por los grupos de WhatsApp, de esos que todas y todos tenemos.

Por lo general, en esta época también revisamos, aunque más no sea para algún balance rápido y hacer planes, aun más rápidos, para el siguiente ciclo, el calendario próximo, en este caso el del 2019. Con todo esto, nuestras corridas particulares y las de los otros, en realidad nos queda muy poquito tiempo para dedicarle a esa persona que, supuestamente es la más cercana a nosotros: la pareja, esa persona especial o la que ocupa ese espacio emocional en nuestras vidas.

Bueno, pues, el ejercicio de nuestra sexualidad sana y satisfactoria depende, desde luego de factores biológicos y fisiológicos (de cómo está y cómo funciona nuestro cuerpo) y también, muchas veces, mucho más de cómo esta nuestra comunicación, esa verdadera comunicación con la pareja.

Que “muchos de los problemas centrales de las parejas se refieren a la comunicación.” (1) Esto no es ninguna novedad. Sin embargo y a pesar de ser “vox populi”, nos pasa a todos y todas que muchísimas veces asumimos, en lugar de preguntar o concluimos, basados en nuestras percepciones e interpretaciones propias, cuestiones que hubiéramos manejado mejor, planteando una pregunta directa a la otra persona.

“La comunicación en pareja supone hablar, preguntar, responder, escuchar, discutir, asentir, negociar… supone compartir la vida cotidiana, expresar y conocer los pensamientos, reflexiones e interpretaciones sobre cualquier cuestión que pueda plantearse.” (2)

¿Cómo hacerlo, en medio de las urgencias y los apuros? Pues bien, nadie prometió que la vida, y mucho menos, la vida en pareja, sería un jardín de rosas, ¿no?  La convivencia diaria es uno de los desafíos más importantes que enfrentamos y estar atentos a que las rutinas y los automatismos que se instalan tan fácilmente, no contaminen nuestros espacios de intimidad, es una tarea de ambos, continua y sistemática.

“En el sexo, como en todos los temas peliagudos, tenemos que tener cuidado con ser inflexibles ante las expectativas y los cambios, ya que son inevitables. Hablar de lo que se desea, ponerse en el lugar del otro y volver a buscar soluciones conjuntamente es la mejor manera de mantenerse conectados.” (2)

Por mi lado, quiero proponer un simple ejercicio de “conexión”, en un intento sincero, simple y honesto, de ver, mirar, escuchar y sentir al otro. ¿Cuándo fue la última vez que le preguntaste a él o a ella: “¿cómo estás?” y te quedaste a escuchar lo que respondía, lo procesaste y le diste una respuesta sensible o simplemente, atenta, coherente con su estado… real? Pues bueno, estos tiempos de evaluación, cierre y reinicio, son propicios para tomarse cinco o diez minutos y, simplemente, ¡hacerlo!

Sin duda que, llevarlo a la práctica, puede suponer tomarse el tiempo y la atención para enfocarse en el ejercicio que, aunque sencillo puede implicar ponerse en una disposición particular. Puedo asegurarles que puede significar un paso previo para un buen momento posterior compartido.

Algunos conceptos básicos de una buena comunicación son los siguientes:

·         El respeto o tener una consideración mutua. Una forma de expresarlo es estar dispuesto a colaborar en la solución de los problemas de pareja, como por ejemplo, estar dispuesto a escuchar y atender al otro.

·         La comprensión sería la habilidad para comprender empáticamente y percatarse de lo que el otro cónyuge está experimentando.

·         La delicadeza entendida como conocimiento de las necesidades del otro.” (3)

¿Qué mejor regalo para alguien significativo para uno o una, que el de expresar en un momento elegido, con la actitud adecuada, para decir: “Estoy aquí y te escucho”?


¡Felices Fiestas!


Referencias:

 






Comments