¿Cómo influye el miedo en las relaciones sexuales?



¿Cómo influye el miedo en las relaciones sexuales?


Dra. María Josefina Ríos

josefina@consejeriasexologica.com

26    de   junio   de   2020


Este año se ha convertido en un hito histórico para toda la humanidad. Ya en años venideros, las personas estaremos hablando del “antes” y el “después” del COVID -19, Ojalá que para la gran mayoría esto sea con anécdotas de todo tipo, que nos permitan rescatar los momentos diferentes, por lo positivo, que nos tocó vivir a cada uno, en este primer semestre del 2020.

Una manera de considerar la experiencia del miedo puede ser la de oponer su significado a lo seguro, lo conocido, lo acostumbrado. Es decir, por lo general, tenemos miedo a lo incierto, lo desconocido, lo nuevo o diferente. He aquí también la base de prejuicios y discriminación de muchos tipos.

Sin embargo, hoy me gustaría que me acompañen a revisar cómo nos está afectando esta situación presente, en nuestras relaciones íntimas, sexuales.

El miedo y la sexualidad se unen a lo largo de temas y de la historia de la humanidad, ya que esta última siempre ha sido vista como rodeada de un cierto halo de misterio, de zona prohibida, de límites difusos y convengamos, también de mucha ignorancia.

“Los encuentros íntimos en una pareja son una importante fuente de refuerzo que permite que la relación se mantenga unida. No obstante, hay personas que encuentran en esos momentos uno de los  miedos más grandes a los que debe enfrentarse, ya sea por el pánico al ridículo, no estar a la altura de las circunstancias, los posibles dolores que se pueden presentar durante el coito u otras variantes. Este temor a las relaciones sexuales afecta tanto a hombres como mujeres en diferentes aspectos y es mucho más común de lo que parece.

Actualmente, existen múltiples tipos de miedos, fobias y ascos en la sociedad, causados por la idea de control exagerada que se tiene, el perfeccionismo, la higiene excesiva, entre otros. Todo esto contribuye a la aparición constante de más y nuevos casos de pánico al sexo, lo que  se ve reflejado cada día en la evitación de la práctica, como principal mecanismo, crisis de ansiedad ante la situación, hasta puede dar lugar a la somatización y aparición de enfermedades de difícil diagnóstico. (1)

Desde la erotofobia, “lo que se conoce como erotofobia o fobia al sexo. La erotofobia es un miedo irracional hacia todo aquello que tiene que ver con el sexo y la sexualidad y es un trastorno complejo cuyos síntomas pueden variar de un individuo a otro.”, hasta otras formas más sutiles de miedo en el contexto de las relaciones sexuales. (2)

Es decir, El miedo al sexo –que puede desarrollarse en una pareja primeriza o en amantes experimentados que tras años de relación cambian de pareja–, puede ser «permanente» o «temporal», este último en función de circunstancias personales como el estrés, apuntan los expertos. En ambos casos, las fobias pueden tratarse con terapias variadas.

Por otra parte, conviene no confundir la aversión sexual con un estado de bajo deseo sexual o con una disfunción fisiológica a la hora de mantener un contacto  íntimo.

Aversión sexual: Fobia al contacto sexual. Se temen o evitan las relaciones. Algunas de estas personas no son capaces de mantener determinadas actividades sexuales, por ejemplo el sexo oral, mientras que otras manifiestan ansiedad ante cualquier situación asociada al sexo: un beso.

Bajo deseo sexual: Cuando lo que predomina es la falta de interés en las relaciones, estaríamos ante el caso de falta  deseo sexual, pero no de miedo.

Disfunción sexual: Problemas puntuales en la respuesta sexual humana.”(3) Como lo puede ser el Bajo deseo sexual mismo.

Sin embargo, de lo que estamos hablando hoy, no es “simplemente” miedo al sexo (nada simple, en realidad) sino de esa sensación de estar en peligro, pues claramente existe la percepción de que quien sea, alguien cercano a nosotros lo más probable, y sin quererlo, pueda transmitir esta enfermedad, el COVID 19, de la que a pesar de todos los esfuerzos, se sabe muy poco aun, y que puede llevar al estado de peligro de morir.

La sensación de peligro puede estar palpitando en una gran mayoría de la población. Desde luego, las diferentes situaciones pueden generar distintas configuraciones. Podríamos asumir que personas que tienen buenas relaciones con parejas estables, estarían más tranquilas, si la situación de aislamiento, las encontró juntas. Esta situación sería muy diferente en una pareja que vive con problemas de confianza, o en una pareja recién constituida, donde el desconocimiento acerca de la conducta cotidiana del otro o la otra, es todavía un vacío por llenar con información. Otro escenario sería el caso de personas que se encuentran en la búsqueda de establecer una relación de pareja. Hoy, hay más dudas para el simple acercamiento físico, y aunque los riesgos históricos de las Infecciones de Transmisión Sexual no han desaparecido, nuestra atención está centrada ahora en la higiene básica personal recomendada: lavado continuo de manos, uso de alcohol en gel y mascarillas o barbijos, en conocer donde ha estado esa persona antes de encontrarnos, para asegurar que las medidas recomendadas de seguridad, han sido respetadas.

Se ha dado como fuerte sugerencia, en serio, desde profesionales y en muchas bromas entre amigos/as que, por ahora, lo más recomendado es la auto-satisfacción o las relaciones virtuales utilizando los diferentes medios de contacto, que nos facilitan distintas plataformas y aplicaciones disponibles. Sin embargo, la mirada está puesta en el futuro, cuando las limitaciones instaladas por la pandemia sean menores, todos/as fantaseamos con el encuentro físico, el abrazo ahora pospuesto y el goce de la intimidad sexual plena.

¿Cómo estás viviendo estos tiempos? ¿Qué tipo de cuestionamientos te has hecho al funcionamiento con tu pareja? ¿Has planteado modos nuevos de estar juntos? ¿La situación de aislamiento social, no te ha perturbado? ¿Sigues con las mismas prácticas sexuales? Preguntas todas válidas para que cada uno/a se haga y conteste, en una conversación sincera con uno/a mismo/a y si existiera,  con el otro/a, que esté real, virtual o fantasiosamente en el foco de nuestro interés personal.


Referencias:

  1. https://cuidateplus.marca.com/sexualidad/pareja/2016/06/08/miedo-sexo-causas-soluciones-113399.html
  2. https://psicologiaymente.com/clinica/fobia-al-sexo-erotofobia#:~:text=Sin%20embargo%2C%20algunas%20personas%20sufren,de%20un%20individuo%20a%20otro.
  3. https://www.20minutos.es/noticia/2840643/0/miedo-aversion-temor-fobia-relaciones-sexuales/
  4. https://www.20minutos.es/noticia/2840643/0/miedo-aversion-temor-fobia-relaciones-sexuales/

 


Comments