Antojos Sexuales

Tenemos que perder el miedo a conocer nuestra propia sexualidad, a explorar que cosas nos gustan y que no. Del mismo modo, aprender a compartir esta información con la pareja, y con ello asegurar un disfrute pleno de las relaciones.

  

1. Embarazadas: El campo de los antojos, casi en su exclusividad pertenece a las embarazadas, generalmente y en la jerga popular se recomienda cumplir los antojos a las embarazadas de modo a evitar que los bebes nazcan con algún lunar o mancha por culpa del antojo de la madre, en su mayoría estos antojos se descifran en comidas o combinaciones raras de comidas, como miel con mandioca frita o empanada con chocolatada. En el caso de las embarazadas, también pueden darse los antojos sexuales, siempre y cuando ella lo quiera el embarazo no es impedimento para satisfacer los deseos sexuales, si no existe una contraindicación medica, no hay impedimento alguno para que la mujer embarazada pueda disfrutar plenamente de su sexualidad.

 

2. Tener relaciones en posición parados. Generalmente, cuando se habla o se piensa en las relaciones sexuales lo mas común, es pensar que se termina en la cama o acostados. En algunas situaciones tener relaciones sexuales en posición “parado” o los famosos “rapiditos” pueden resultar verdaderos antojos sexuales, quizás implica menos planificación y preámbulos, pero puedan producir una sensación placentera para ambos.

 

3. Tener relaciones con la ropa puesta, o con la ropa de la pareja. En algunas circunstancias, sentirse atraídos por tener relaciones sexuales con la ropa puesta, o inclusive con alguna prenda de la pareja como parte del juego sexual es un antojo sexual, que puede darse comúnmente.

 

4. Incluir comidas en los juegos sexuales. Cuando en el juego sexual se incluyen algunas situaciones osadas, como usar chocolates, miel o alguna bebida que se pueda tomar desde el cuerpo de la pareja, puede ayudar a vivenciar una situación nueva y también se incluye en la lista de antojos sexuales preferidos. Lo recomendable es, que cuando se trata de alimentos o líquidos en la zona genital, asegurarse de higienizarse luego de manera correcta y retirar cualquier resto que pudiera quedar a modo que luego no resulte en alguna molestia o infección.

 

5. Tener relaciones sexuales con otras personas, además de la pareja. Una situación que podría darse, es incluir a alguien más además de la pareja en una relación sexual. El tema importante aquí, es la comunicación con la pareja, si ambos están de acuerdo y es algo compartido puede darse rienda suelta a este antojo sexual, sin olvidar lo importante de que la misma sea una relación protegida.

 

6. Tener relaciones en la ducha o en la bañera. Tomarse un baño juntos en estos días de calor intenso, puede resultar además de un antojo muy excitante, una manera de relajarse y refrescarse en compañía. Ya sea en la ducha o en una bañera este es un acto intimo que nos permite compartir y comunicarnos con la pareja.

 

7. Tener relaciones en lugares poco comunes, en lugares al descubierto, como en alguna playa, en el balcón o terraza, incluso una escapada a los moteles u hoteles que le permiten a la pareja vivenciar su sexualidad haciendo un cambio de su ambiente cotidiano, esto también se registra como un muy buen antojo sexual. Pero ojo con esto, cuando alguna situación sexual pueda incomodar a la pareja o a otras personas externas, tenemos que considerar si es conveniente continuarla. La mejor manera de disfrutar una relación justamente se basa en poder ser responsable de la misma.

 

8. Tener relaciones en situaciones extraordinarias, algunas personas se sienten atraídas por la idea de tener relaciones en situaciones específicas como velorios, casamientos, durante viajes en avión, tren u ómnibus. La idea de hacer realidad este tipo de antojo sexual, nuevamente viene condicionada con el hecho de no incomodar a otras personas, así como también evitar pasar por un mal momento.

 

9. Tener relaciones sexuales con disfraces, dar vida a las fantasías. Se pueden incluir juegos sexuales, en donde existen situaciones creadas, por ejemplo se incluyen disfraces o situaciones fantasiosas. Una vez mas, es una buena manera de hacer participe a la pareja de las fantasías propias, con esto alimentar la comunicación y del mismo modo escuchar que cosas les gustaría a la pareja experimentar, de esta manera este tipo de antojos sexuales además de poder hacerse realidad pueden resultar muy satisfactorio para ambos.

 

10. Tener relaciones sexuales sin penetración (Petting). Un antojo sexual muy placentero resulta de todos los actos, caricias, besos, juegos de seducción y situaciones que se realizan con la pareja, que resultan muy estimulantes y excitantes pudiendo incluso llegar al orgasmo, todo esto  sin llegar a la penetración. Con ello, podemos aprender que cosas le excitan más a nuestra pareja y a nosotros mismos, sin centrarnos exclusivamente en el contacto de los genitales. 

 

Teniendo en cuenta que cuando hablamos de “antojos” hablamos de situaciones o circunstancias que usualmente no vivenciamos, a lo mejor son poco comunes en nuestra vida cotidiana, podríamos citar situaciones que alimentadas por las fantasías se realizan y serian como “sacarnos un gusto” sexual, siempre que con ello no nos provoquemos algún malestar  a nosotros mismos ni a otros.


 Lic. María Rosa Appleyard B.

Comments